Premio (Cagarro) Gordo de Navidad

¡Felices Fiestas a todos! En la Oficina Precaria también es Navidad y nos sentimos con espíritu generoso para repartir regalos y premios justo antes de nuestras vacaciones (que terminarán el 13 de enero). Es el momento perfecto para otorgar el  Premio Cagarro del Mes.

Pero al encontrarnos en fechas tan señaladas, no sería correcto dar un simple premio. Esta vez, la empresa afortunada se llevará el Premio (Cagarro) Gordo, el reconocimiento inconfundible a todo un año de malas prácticas y abusos laborales, la medalla de honor por ser, durante 365 imbatibles días, la compañía que más se ha distinguido en el maravilloso ámbito de la precariedad.

¿De qué empleador se tratará?

             Tras esos ojos se esconde la maldad

¡DELIVEROO!

¡No podía ser de otra manera! ¡Felicidades, Deliveroo!

Porque son muchas las compañías abusan de sus trabajadores y trabajadoras, pero su forma de atentar contra los derechos laborales suele ser más abierta y reconocible; de forma que los empleados y empleadas lo tienen mucho más fácil para denunciar. Deliveroo, sin embargo, ha perfeccionado el arte de la precariedad, convirtiéndola en algo completamente legal y haciendo que ni siquiera las propias personas a las que explotan puedan percibirlo a simple vista.

¿Cómo? Muy fácil. Escondiendo los abusos bajo cláusulas de contrato.

Por ejemplo, estipulando que del sueldo base de sus trabajadores y trabajadoras (7,25 libras) se deduzcan 1,25 en concepto de moto (incluso cuando es propia) y seguro; con lo cuál éste queda en sólo 6 libras, muy por debajo del salario mínimo legal. Según el mismo contrato, que promete al trabajador/a una libra adicional por cada reparto hecho, ésta pueda convertirse en su único sueldo, negándole el básico mencionado anteriormente. Además, Deliveroo se reserva el derecho a despedir sin argüir motivo, con sólo una semana de notice. Y, por supuesto, a los empleados y empleadas de la empresa no se les puede ocurrir hacer ningún comentario negativo de la misma en redes sociales, ya que está prohibido.

¿Lo mejor de todo? ¡Este magnífico contrato es de autónomo! No sólo adquieren los repartidores y repartidoras de Deliveroo un montón de obligaciones que ni siquiera rozan la legalidad, si no que además pierden derechos tan fundamentales como el sick pay y el pago de las vacaciones sin por ello tener las libertades de horario y demás ventajas del autónomo.

Repasemos pues: Deliveroo paga menos del sueldo mínimo, puede realizar despidos improcedentes, restringe contra la libertad de expresión de sus empleados, no paga vacaciones ni bajas y todo ello de forma completamente legal, de forma que no se les puede perseguir. Sólo la acción de los trabajadores y la movilización social que lleve a una pérdida de sus ganancias les hará reaccionar.

¡Felicidades, Deliveroo! ¡Eres el Pedazo de Mierda más Grande de Todo Edimburgo (y posiblemente Europa)!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies